TRUCOS Y CONSEJOS PARA ELIMINAR EL OLOR A HUMEDAD EN LA ROPA

¿Has notado alguna vez un intenso olor a humedad en tu ropa seca y recién lavada? Se trata de un contratiempo habitual del invierno y los meses de lluvia que puede afectar a casi la totalidad de las prendas de una lavadora, haciéndonos perder un tiempo precioso al tener que volver a lavarlas. A veces se trata solo de una prenda gruesa que no se ha secado correctamente o de una pieza que se nos ha olvidado húmeda en un rincón. Otras veces el olor responde a que la ropa ha permanecido en la lavadora demasiado tiempo por la razón que sea.

Consejos para evitar el olor a humedad en invierno:

– Aprovecha las horas de sol siempre que puedas para evitar que la ropa tarde más de la cuenta en secarse y huela mal. Si no, utiliza el calor de la calefacción para que se seque más rápido.
– Coloca bien las prendas: es muy frecuente que el olor a humedad se acumule en las zonas más gruesas de la ropa, que suelen tardar más en secarse. Cinturillas, cuellos o puños son algunos de los lugares que tienes que tratar de colocar lo mejor posible para que estén aireados. Las piezas gruesas, como toallas o mantas también son propensas a acumular humedad, así que extiéndelas lo mejor posible para que sequen rápido.
– Tiende de inmediato: tanto en verano como en invierno, dejar durante horas la ropa dentro de la lavadora es garantía de que cogerá olor a humedad. Tenderla cuanto antes te ahorrará tener que aplicar trucos para eliminarlo.
– No acumules ropa húmeda en el cesto de la ropa sucia: las toallas o la ropa deportiva sucia pueden ser las culpables del olor a humedad generalizado en toda la colada. Seca al aire libre estas prendas antes de mezclarlas con el resto de la ropa que vas a lavar. Cuando estén húmedas, solo puedes meterlas directamente a la lavadora.
– No guardes la ropa seca en lugares con humedad puesto que así nunca conseguirás eliminar el olor. Las toallas, por ejemplo, conviene que se almacenen fuera del baño, donde la concentración habitual del vapor de la ducha puede hacer que huelan permanentemente a humedad.
– Si la ropa sucia ya huele a humedad, añade una taza de vinagre blanco al cajetín de la lejía de tu lavadora y prográmala con normalidad.
Si el olor procede de tu lavadora, programa un lavado corto con dos tazas de vinagre.
Utiliza un deshumidificador para eliminar la condensación en el cuarto de baño y así evitar el mal olor de las toallas.

Los colores de moda para el invierno 2015

Cada temporada hay algunos colores y tonos que destacan por encima de otros. Para saber que colores están más de moda las estilistas y las revistas de moda recurren a las colecciones vistas sobre las pasarelas de moda. También es primordial conocer la lista Pantone sobre los colores de moda que elaboran cada temporada. Para el otoño-invierno 2014/2015 se llevarán los siguientes colores o gamas: grises, rojos, colores pastel y metalizados.

Los tonos metal los hemos podido ver en diferentes tipos de tejidos y materiales: strass, lentejuelas, lúrex… Las prendas donde los metalizados son los protagonistas son de estilo ochentero y con reminiscencias disco. Marcas y diseñadores como Saint Laurent, Rochas, Miu Miu, Dolçe and Gabbana, Drien Van Noten… son algunos de los diseñadores y firmas que han apostado por los colores metalizados.

Los tonos pastel se dice que son para el verano o la primavera, pero en invierno también se lleva. Colores como el azul cielo, rosa empolvado, lila claro, verde menta… Los puedes encontrar en vestidos estilo babydoll, abrigos y trajes sastres renovados. Los hemos visto en los colecciones de: Gucci, Miu Miu, Tod´s, Ralph Laurent o Chloé.

Los rojos en diferentes tonalidades visten vestidos, blusas, trajes y chaquetas… Los rojos corales y encendidos suelen quedar bien a todo tipo de pieles y favorecen muchísimo. Dolce and Gabbana, Balmain, Valentino, Carolina Herrera han sembrado la pasarela de roja pasión.

Los grises, los tonos grises siempre se han relacionado con la época invernal. Es un color elegante, discreto y muy chic. Se lleva en clave sporty en sudadera y prendas deportivas. Los abrigos de paño en color gris siempre son un básico que no falta en las colecciones invernales.

Por otro lado tenemos la lista de los colores que según Pantone estarán más de moda: el granate Sangría, el rojo vibrante Aurora Red, el lila Radiant Orchid, el malva Mauve Mist, el liliáceooooooo Sea Fog, el verde botella Cypress, el azul Bright Cobal, el gris Aluminum, el color marrón Cognac, el amarillo Misted Yellow y el azuaristocráticoratico Royal Blue.

Consejos prácticos para cuidar tu ropa

El correcto lavado, planchado y guardado de las prendas es muy importante para mantenerlas igual que en el momento en que se las compró. Pequeños tips diarios que son una inversión a futuro.

* El traje. Los trajes de calidad requieren de un mínimo mantenimiento para que su vida útil sea muy larga. Cuando estén en el armario, deben descansar en una percha de hombros  anchos, tienen que tener espacio para que cuelgue libremente, evitando las arrugas que se producen con el amontonamiento. Lo mejor para el pantalón del traje es colgarlo de la cintura o la botamanga, con las perchas que tienen broches y dejarlo perfectamente estirado, para evitar la arruga a mitad de pierna que produce el dobles.

* El chaleco. Se debe colgar conjuntamente con el saco. Además cuanto menos se recurra a la tintorería mejor, pero cuando la necesitemos la mejor opción serán Tintorerías artesanales.

* Las camisas. Estas prendas son de una alta exposición al cuerpo con lo cual se deben usar con una rotación de una o dos por día para estar bien prolijos, dependiendo de la sudoración de cada persona. Lo mejor es lavarlas a mano en un recipiente y no escurrirlas forzando el tejido, pero si no, podemos lavarlas poniéndolas, dadas vuelta, en la lavadora automática en bolsas rejilla, con agua fría, centrifugado suave, un jabón líquido de calidad y que proteja los colores. Luego del lavado no se debe colgar al sol directamente y lo mejor para el planchado es que estén un poco húmedas.

* La corbata: Las corbatas sufren con el nudo, por eso es recomendado guardarlas desarmadas luego de cada uso, lo ideal sería colgarlas y que el peso haga su trabajo. No conviene plancharlas, pues una de las características de estar “hechas a mano” es que los bordes están redondeados.

* Los Zapatos. Luego de un día de uso debería, venir al menos, otro de descanso. Esto se debe a que las fibras naturales necesitan descansar luego de su uso, dado que absorben humedad y olores, y necesitan eliminarlos. En cuanto al lustrado, se aconsejan las cremas a las pomadas, porque penetran mejor en el cuero. Es importante alcanzar con ellas toda la superficie del zapato y de la suela también.

Cuando los zapatos se mojan deben secarse naturalmente, nunca con una fuente de calor o al sol, mejor con papel de diario dentro del mismo. Los días de lluvia son los mejores para colocarle crema a los zapatos, dado que impermeabilizan, en parte, su superficie y evita que el agua penetre el cuero. La frecuencia para el uso es estimada en una vez por semana, luego cada día con usar un cepillo alcanza para que los zapatos estén impecables y cuidados.

La guía básica de las rebajas

Las rebajas llegaron ya! y es el momento perfecto para que tu clóset crezca. Pero a veces puede ser muy frustrante la experiencia de comprar en las liquidaciones, por eso te dejamos esta guía básica que te salvará de pasarla mal y te hará salir victorioso:

No te apresures

Ve y revisa con calma antes de apresurarte a comprar, no te dejes llevar solo por el descuento pues te arriesgas a arrepentirte después de haber gastado en algo que tal vez no iba tanto con tu estilo o no te quedaba perfecto.

Piensa a futuro

La mejor inversión que puedes hacer en rebajas es cuando compras algo que te va a servir por mucho tiempo, que es muy combinable y que está a un súper precio. Te recomendamos que apuestes por los básicos como las camisas blancas, vestido negro o unos tacones nude; nunca estarán de más.

No lo dejes para después

Si hay algo que te encantó, ¡llévatelo en ese momento! No te esperes a un descuento mayor, siempre es posible que se acaben las tallas, los colores o que simplemente se acabe en horas.

Ve con la mejor actitud

Si vas a las rebajas esperando que las tiendas estén ordenadas, que no haya fila para los probadores y que puedas caminar libremente… mejor ahórrate la experiencia. Vas a recibir empujones, vas a tener que meterte a los racks para encontrar tu talla, y las filas para probarte y pagar te van a tomar más tiempo que tus mismas compras. Pero la mejor parte viene después, cuando salgas y puedas estrenar y presumir todo lo que compraste con poco dinero. Solo ten paciencia y la mejor actitud.

Por supuesto, no podemos dejar de recomendarte ir lo más cómoda posible a tu día de compras, con zapatos bajos y sobre todo fáciles de quitar así como ropa sencilla para no batallar mucho a la hora de ir a los probadores.

¿Tú qué te vas a comprar en esta temporada de liquidaciones?